jueves, 2 de mayo de 2013

0
ALIMENTOS DE TEMPORADA.

Ya empieza mayo, y pronto se llenarán los mercados de estupendos productos de temporada.

Muchos de nosotros no somos conscientes de los efectos que tiene sobre nosotros mismos el comer alimentos importados, o de invernadero, que no están en plena temporada en nuestra región.

Los productos importados suelen ser recogidos antes de estar totalmente maduros, por lo que aún no han podido alcanzar el máximo de propiedades, guardados en contenedores donde maduran artificialmente y transportados, lo que genera un gasto de energía y emisiones de co2, por no hablar del importe del traslado. Suelen ser tratados con productos que impiden que se pongan en mal estado.

Con los productos de invernadero suele pasar lo mismo, son tratados con productos que potencian su desarrollo, para así obtener más productividad y ser más competitivos dentro del mercado. Estos productos, a la vista nos parecen maduros y bonitos, pero muchos carecen de sabor y textura, simplemente saben a agua.

Al consumir productos de temporada beneficiamos a nuestro organismo porque en su estado óptimo de maduración las vitaminas, minerales y nutrientes que nos aportan son considerablemente mayores que consumirlos fuera de temporada. El sabor suele ser más auténtico e intenso ya que se recolectan en su punto justo de maduración. Así favorecemos los comercios y cultivos locales, y conectamos de alguna manera con la naturaleza y el ciclo natural de las estaciones.

Por ejemplo, empieza a ser la temporada de las cerezas y el tomate, concretamente en la zona donde vivo, el tomate de montserrat.

Las cerezas que a veces compramos, excesivamente brillantes, de aspecto apetecible, suelen estar tratadas con productos y expuestas a tratamientos de abrillantado para mejorar su aspecto y hacerlas más comerciales. Hay que comprarlas en temporada, a partir de ahora hasta finales de junio principios de julio, y a poder ser en los mercados locales. Compradas en temporada nos aportan muchísimos minerales, por lo que son recomendables para ancianos y mujeres con pre-menopausia o menopausia contra la desmineralización de los huesos y las enfermedades cardiovasculares que se pueden ir adquiriendo con la edad. También muy recomendable para personas con anemia.

El tomate suele ser uno de los alimentos donde más notamos si están en temporada o no. No soporto comer un tomate carente se sabor y con esa textura dura unas veces, y arenosa otras... Y si no están en temporada, no son todo lo beneficiosos que podrían ser, su aporte de licopeno es notablemente menor. El licopeno es un nutriente maravilloso del tomate, presente en otros alimentos como la uva negra, el pomelo rosa o la sandía, que beneficia considerablemente nuestro cuerpo y nos ayuda a combatir el riesgo de aparición de cáncer. Es el licopeno el responsable del color rojizo de los tomates. El tomate de montserrat, también conocido como tomate rosa, tiene forma parecida a la calabaza, tiene poca pulpa, pero un sabor auténtico, resfrescante y un tanto dulzón y es ideal para rellenar, o en una ensalada, o partido por la mitad con un poquito de sal :)

Ya sabéis, hay que apreciar lo que la naturaleza te da en cada momento. Ya tengo un par de recetas pensadas con estos dos alimentos que os subiré próximamente, y os invito a que hagáis lo mismo. Aprovechad los productos de temporada :) 




0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar! Me encanta saber vuestra opinión!!